Un nuevo y atractivo vecino se está mudando. Es el típico vecindario de la periferia con un estilo casi campestre. Tú estás arrecostada en una silla reclinable en tu patio, con bikini y gafas de sol. Luego de verlo te aproximas a él entablando una conversación. Entras a su casa ayudándolo con unas cajas y entonces ya no puedes contener tu deseo por este sexy extraño. +++ Me agacho para levantar una de las muchas cajas. El olor del motor del camión invade el ambiente. Con una sonrisa, doy un vistazo a mi nuevo entorno, mi nuevo hogar. Es un típico vecindario de la periferia, un estilo casi campestre; casas bien cuidadas, lejos de restaurantes y centros comerciales. Y el parque está a solo unos cuantos pasos; es idílico. Pero eso puede ser aburrido. De todos modos, es lo que necesito en este momento. Entonces, te cruzas en mi vista; estoy embelesado. Mis ojos se detienen en cada curva, cada contorno. ¡Tú no eres nada aburrida¡ Me paro derecho y me estiro mientras me quito el sudor de la frente. Pero no soy capaz de ignorarte. Vuelvo a mirarte. Descansas sobre una silla reclinable. Tu pequeño bikini es lo único cubriendo algo de ti. Me doy cuenta que estás mirando para acá. Pero tus ojos están escondidos detrás de unos lentes oscuros. Lentamente, me atrevo a decir que provocándome, te quitas tus lentes de sol y puedo ver tus hermosos ojos por primera vez, traviesos y brillando de curiosidad, enfocados en mi cuerpo.

Qué tan intenso?

20 MINS

Idioma:

Esp

Español

English

--:--
--:--

Ayúdanos a mejorar

¿Qué te pareció el relato?

¿Qué te pareció el narrador?

¿Tienes algunas ideas?